🎓 Las parejas ante las vacaciones post-confinamiento 

La vida familiar y conyugal también se ha visto afectada por la pandemia, ya que ha pasado por un “momento de adaptación en el que han quedado más en evidencia nuestros puntos fuertes y los débiles”. Esto también se verá en el periodo vacacional. 

Fecha: dimecres, 29 de juliol de 2020 a las 09:00h

Las parejas ante las vacaciones postconfinamiento 

La vida familiar y conyugal también se ha visto afectada por la pandemia, ya que ha pasado por un “momento de adaptación en el que han quedado más en evidencia nuestros puntos fuertes y los débiles”. Esto también se verá en el periodo vacacional. 

Durante este periodo de confinamiento, muchas parejas han visto que su relación se ha “fortalecido”. En cambio, otras han sufrido tensiones importantes, aunque en relación con el descanso vacacional cabría hacer una distinción. Según la experta en terapia de pareja y profesora del grado en Psicología de nuestra universidad Clara Valls, “para las parejas que, simplemente, se han estresado, pero han estado unidas afectivamente, las vacaciones pueden ser este año más deseadas”. 

Sin embargo, con las parejas con “dificultades más profundas” no pasa lo mismo. Para estas, las vacaciones pueden ser un “auténtico dolor de cabeza, ya que se supone que tienen que estar disfrutando cuando, en realidad, tienen el corazón encogido”. En este aspecto, no pocas parejas estarán en esta situación, ya que muchas se habrán dado de bruces con su situación a raíz del confinamiento.  

Tanto vacaciones como confinamiento son situaciones de intensificación de la convivencia que provocan la “aceleración del proceso en el que ya se encuentre la pareja”. Sin embargo, matiza esta profesora, “el confinamiento, en este sentido, ha sido una situación más potente”. 

 

Huir de la evasión 

En este sentido, las vacaciones no ayudan por sí mismas a paliar los problemas conyugales. Por ello, para las parejas con problemas profundos sería bueno que pasasen el periodo vacacional con “amigos que los conozcan bien o hayan pasado por una situación similar”. En todo caso, debe ser gente comprometida “que vaya a fondo con la pareja” y contribuya a un “afrontamiento directo del problema para hacer surgir una esperanza en la relación”. Sin embargo, recurrir a los amigos como mecanismo de evasión no es una buena idea, ya que “puede aplazar el problema, pero no contribuirá a arreglarlo”, afirma esta experta.   

“El primer paso hacia la felicidad” es el reconocimiento de la verdad, aunque sea dolorosa. Por ello, hay que vencer las dudas y recurrir a ayuda profesional. “A veces nos da vergüenza pedir ayuda porque pone en evidencia cierta incapacidad. Sin embargo, dar y recibir ayuda nos humaniza y ayuda a crecer personal, conyugal y familiarmente”, explica Valls. 

 

Momento para disfrutar 

Como se ha mencionado, las vacaciones intensifican la situación familiar y conyugal. De esta forma, el contexto vacacional puede servir para revitalizar fundamentos. En esta línea, Clara Valls asegura que “las obligaciones del trabajo y las ocupaciones diarias, a menudo, transforman la relación de pareja o la familia en una empresa a gestionar”. “Las vacaciones son un período especial para recordar o reconocer que no es solamente esto, sino que nuestra pareja o nuestros hijos son un bien simplemente porque existen”.  

Respecto de la posibilidad de que uno de los miembros de la pareja haga planes por su cuenta durante una parte de las vacaciones, Valls no lo ve preocupante siempre que no se trate de “una huida” sino de un “momento de crecimiento personal”. 

Las parejas ante las vacaciones postconfinamiento